Hacia un nuevo día

Frecuentemente me pregunto, Señor,
con el corazón lleno de angustia
¿por qué el hombre tiene que morir? Y
¿por qué existe un fin para sus cosas?

La muerte nos asusta
porque trae consigo lo desconocido,
nos sumerge en la oscuridad, ¿por qué?
Estos " por qué”
me punzaban profundamente.

Por largos momentos me detuve
en estos pensamientos.
Después te conocí, Señor,
y comprendí todo.

Tu palabra me ha cautivado
y me ha dado una respuesta
llena de amor y de esperanza.
La semilla muere para hacer germinar a la planta.

Tú moriste para darnos una nueva vida.
También nosotros morimos para vivir nuevamente junto a ti en la luz.

Te espero, Señor, porque sé que estarás allá, con los brazos abiertos, para guiarme hacia un nuevo día.




Fuente: http://es.catholic.net/op/articulos/16858/16-cuando-pierdes-un-ser-querido.html 


(20/mayo/2015)
A dos meses de tu partida Martín Alonso Colmenero Ledezma, sigues presente en mi corazón y oraciones, sigue doliendo tu absurda ausencia.

Comentarios

Sara O. Durán dijo…
Muy lamentable su partida. Dejó un gran vacío, tenía mucho para seguir dando. Yo todavía no puedo comprenderlo.
Un abrazo grande, esperando que te llegue el consuelo.

Entradas más populares de este blog

Entrevista con Dios (Parte I de II)

Ojos color sol

Soy el amo de mi destino