Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2011

Cada día

Imagen
"A cada día le bastan sus temores, y no hay por qué anticipar los de mañana" Charles Péguy

Jueves 25 de agosto de 2011, Monterrey, Nuevo León. Fecha y lugar que quedan marcados con mucho dolor en el corazón de los mexicanos.
Justo me preparaba para escribir en este humilde blog y contarles la hermosa experiencia que viví hace días en la "Sultana del Norte", llamada así por su majestuosa orografía, por su valiosa gente, por su ejemplo de lucha y trabajo, por su calidez y generosidad.
Recién me encontraba con el corazón sereno, de tanto cariño que recibí en mi estancia por esa tierra, de la oportunidad de abrazar a grandes amigos y tratar, con risas, de infundirles ánimo, luego de escuchar de uno de ellos: "cuando te haces a la idea que cualquier día puedes morir, comienzas a estar más tranquilo".
Voy a posponer este relato, para expresar que me duele el tuétano, las vísceras, con la tragedia que sucedió ayer. Pido a Dios que brinde consuelo a las familias qu…

De mil amores

Imagen
De mil amores: cláusula del lenguaje coloquial que nos evoca a la acción hecha "con mucho gusto, de muy buena voluntad". 
Parto de este concepto que nos da la Real Academia de la Lengua (tan socorrida por obsesivos de conocer el idioma, como su servidora) para compartirles el hábito que he ejercitado de observar a los seres humanos que me rodean, no importando el contexto que nos toque compartir.
Cada vez me doy cuenta de que, en efecto: el mundo es un pañuelo. Hay círculos sociales en los que convergen las mismas personas, incluso de ciudades o países distintos. Es como si existiera un solo equipo de trabajo, al servicio de los demás, en todo el mundo. Ejército de voluntades que laboran, silenciosamente, para hacer de éste, un mundo más amable. Mujeres y hombres que a diario se visten, de sonrisas y amor, para atender a otros, principalmente a quienes menos tienen, pero que comparten dignidad, esencia. 

Miles... millones de personas haciendo cosas positivas que cotidianamente n…

Al pie de la ventana

Imagen
Cuentan que una bella princesa estaba buscando consorte. Aristócratas y adinerados señores habían llegado de todas partes para ofrecer sus maravillosos regalos. Joyas, tierras, ejércitos y tronos conformaban los obsequios para conquistar a tan especial criatura.
Entre los candidatos se encontraba un joven plebeyo, que no tenia mas riqueza que amor y perseverancia. Cuando le llego el momento de hablar, dijo: -"Princesa, te he amado toda mi vida. Como soy un hombre pobre y no tengo tesoros para darte, te ofrezco mi sacrificio como prueba de amor. Estaré cien días sentado bajo tu ventana, sin más alimentos que la lluvia y sin más ropas que las que llevo puestas. Ésa es mi dote..."
La princesa, conmovida por semejante gesto de amor, decidió aceptar: -"Tendrás tu oportunidad: Si pasas la prueba, me desposarás".
Así pasaron las horas y los días. El pretendiente estuvo sentado, soportando los vientos, la nieve y las noches heladas. Sin pestañear, con la vista fija en e…

Fluir

Imagen
"Con facilidad fluyo con el cambio...  la Divinidad guía mis pasos y siempre siguen la mejor dirección"

Esta afirmación me significa mucho pues, sin caer en la cainolofobia (miedo a las novedades o a las sorpresas), soy una persona que ante algo imprevisto suele tener reacciones poco convencionales.
Recuerdo que en mi cumpleaños número 17, un grupo de amigos, principalmente de la escuela, organizó una fiesta sorpresa para celebrar. Con un engaño inocente, una  comitiva me hizo creer que nos dirigíamos a cierto lugar, cuando en realidad llegamos a casa de uno de ellos, donde se encontraban los demás, aguardando el momento en que cruzara la puerta principal para gritar: "sorpresa" a todo pulmón.
La distancia me hace olvidar algunos detalles finos, sin embargo es vívido el recuerdo de una molestia profunda que recorrió con adrenalina todo mi cuerpo, casi instantáneamente, y me obligó a salir un momento a caminar para asimilar la sorpresa recibida y, posteriormente ofre…

Un gran espejo

Imagen
La vida es un gran espejo. Cada momento vivido se refleja en nosotros, sus partículas de esencia, yacen ahí.
Cada vez que alguien se asoma en nosotros, deja su parte y se lleva la de otros.
Tu reflejo sigue en mí. Cada mañana, al observarlo, sobresale tu sonrisa, tus ojos...
 Me pregunto qué encuentras al mirarme, qué estela descubres, cuál color sobresale.
Sólo puedo ofrecerte este espejo que soy, que he construído, sencillo, artesanal.
Procura que no se rompa, no quiero condenarte a siete años de mala suerte.
IMD