Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2012

En la piel

Imagen
El día en que Camilo se reflejó en el charco que la lluvia había improvisado, supo que no era un camaleón normal. 
Doce lunas habían pasado desde que sus ojos dieron el giro inicial. Sabía cazar chapulines y lograba asirse con facilidad a las ramas de cualquier árbol. 
Sordo como los de su especie, aprendió a desarrollar una observación fina. Con sus ojos curiosos disfrutaba los colores de sus congéneres: rojos, morados, azules... incluso negros. Suspiraba al imaginarse algún día mostrando esos colores.
Pero no, Camilo no "daba color". Era un sencillo camaleón verde. Incluso las manchas que le brotaban de vez en cuando eran verdes también. En su verde existencia había tristeza y pesadumbre.
Una noche se resignó. Viendo con el ojo izquierdo al cielo y con el derecho al río, pensó: -Señor, estoy en tus manos. Si me has hecho verde, dame la sabiduría para entenderlo y ser un camaleón verde y feliz. Dame la tranquilidad para fluir como este río, sin detenerme en las piedras que…

Dejar pasar

Imagen
Semanas atrás leí en twitter una frase sencilla pero, a mi parecer, valiosa: "Si no sueltas el pasado, con qué mano tomas el futuro".
¿Han sentido que en ocasiones ocurren "ciclos" en su vida? ¿Han vivido momentos significativos que no tienen comparación con los demás que les preceden?
Tanto los mejores como los peores momentos de la vida son únicos. Se dice que no es más oscura la noche que cuando está por amanecer. De igual forma nuestra luz puede ser tenue y delicada o intensa e incandescente.
Así es la vida, un incesante ciclo, una larga cadena de momentos.
Hay ciclos que nos cuesta mucho esfuerzo (incluso dolor) asimilar, pero también hay sorpresas que llegan a sacudir cada rincón de nuestra existencia, para llenarla de luz y contento.
Debemos de confiar, no tener miedo. Si somos religiosos sabremos que Dios es el verdadero autor, el que en su inmensa sabiduría conducirá nuestros pasos al mejor puerto. Si somos escépticos, podremos confiar en nuestra propia v…