En la piel

El día en que Camilo se reflejó en el charco que la lluvia había improvisado, supo que no era un camaleón normal. 

Doce lunas habían pasado desde que sus ojos dieron el giro inicial. Sabía cazar chapulines y lograba asirse con facilidad a las ramas de cualquier árbol. 

Sordo como los de su especie, aprendió a desarrollar una observación fina. Con sus ojos curiosos disfrutaba los colores de sus congéneres: rojos, morados, azules... incluso negros. Suspiraba al imaginarse algún día mostrando esos colores.

Pero no, Camilo no "daba color". Era un sencillo camaleón verde. Incluso las manchas que le brotaban de vez en cuando eran verdes también. En su verde existencia había tristeza y pesadumbre.

Una noche se resignó. Viendo con el ojo izquierdo al cielo y con el derecho al río, pensó: -Señor, estoy en tus manos. Si me has hecho verde, dame la sabiduría para entenderlo y ser un camaleón verde y feliz. Dame la tranquilidad para fluir como este río, sin detenerme en las piedras que halle en el camino.


Amaneció. Se despertó con sobresalto. Estaba rodeado por sus padres, hermanos, incluso hasta los primos lejanos. Todos le miraban con 360 grados de admiración.

No entendía esa multitud. Su timidez le obligó a escabullirse, hasta encontrar el borde del río. Grande fue su sorpresa al verse en el agua. Llevaba una fiesta de colores en la piel: morado, rojo, verde, amarillo, azul. Todos brillantes, todos suyos. Cada color era único.


Sonrió Camilo. -"Ésto ha de ser la felicidad. Me has llenado de luz Señor, es tu paz la que me integra y es tu amor el que me viste". 

IMD

Comentarios

Me encantó Irlanda,muchas gracias por recordarme y compartirlo.

Entradas más populares de este blog

Entrevista con Dios (Parte I de II)

Ojos color sol

Soy el amo de mi destino