Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2012

La lluvia no dice nada

Imagen
Mientras muere el día, llueve.
Es un agonía breve.
La ciudad se queda abrumada
con la tristeza de la hora.
La lluvia no dice nada,
y llora.

Ciérranse puertas y vidrieras,
huye la gente
como de un mal, por las aceras;
y un hombre mira, indiferente.

La lluvia parece cansada
cual un rosal que se desflora;
no dice nada, nada, nada,
y llora…

Viene mandada por el río,
soltando besos de frescura,
deshace en gotas el envío,
para que alcance su ternura.

Pero al sentirse rechazada,
se vuelve un poco más sonora:
Va a hablar… y, al fin, no dice nada,
y llora…

La lluvia tiene algo de loca:
gime un recuerdo de canción;
todo la irrita, en todo choca
su vagorosa obstinación.

Ve la ciudad atormentada,
y la campiña verde añora;
no dice nada,
y llora…

¿Mira en el pueblo tanta pena,
que no hace más que lagrimear?
¿O forma un lienzo de tan buena,
porque nos quiere consolar?
¿Es que se sabe desdeñada,
y que su inútil fin deplora?
No dice nada, nada, nada,
y llora…

Sobre el muerto día, llueve
una melodía l…

Vestirse de poesía

Imagen
-“Tu voz, se viste de poesía…” Dijo un querido amigo, días atrás. Además de percibirlo como un cálido halago, me causó gracia ver como tocó una de mis grandes pasiones.
La poesía es la dulzura del lenguaje, el escondite de los sentimientos, el punto de fuga de los incomprendidos. Y debo confesar penosamente que en cuanto a poetas soy machista, ya que mis preferidos, la mayoría son varones. Salvo Pita Amor, Alfonsina Storni y algunas otras pulcras poetisas.
Me gusta el buen Mario Benedetti, en su Uruguay o en el exilio, Pablo Neruda, Nicolás Guillén y su cubanísima musicalidad, sin menoscabo de mi apreciado Jaime Sabines u Octavio que en “Paz” descanse.

Así pues, esta noche les compartiré algunos fragmentos (irresponsablemente seleccionados y extraídos por predilección).
PABLO NERUDA “CUÁNTO PASA EN UN DÍA”
Dentro de un día nos veremos. Pero en un día crecen cosas, se venden uvas en la calle, cambia la piel de los tomates. ¿Quién iba a decir que la tierra con su vieja piel cambia tanto? Ti…