Cada día

"A cada día le bastan sus temores, y no hay por qué anticipar los de mañana"
Charles Péguy


Jueves 25 de agosto de 2011, Monterrey, Nuevo León. Fecha y lugar que quedan marcados con mucho dolor en el corazón de los mexicanos.

Justo me preparaba para escribir en este humilde blog y contarles la hermosa experiencia que viví hace días en la "Sultana del Norte", llamada así por su majestuosa orografía, por su valiosa gente, por su ejemplo de lucha y trabajo, por su calidez y generosidad.

Recién me encontraba con el corazón sereno, de tanto cariño que recibí en mi estancia por esa tierra, de la oportunidad de abrazar a grandes amigos y tratar, con risas, de infundirles ánimo, luego de escuchar de uno de ellos: "cuando te haces a la idea que cualquier día puedes morir, comienzas a estar más tranquilo".

Voy a posponer este relato, para expresar que me duele el tuétano, las vísceras, con la tragedia que sucedió ayer. Pido a Dios que brinde consuelo a las familias que están sufriendo; pido por toda la familia mexicana, aquí y en el extranjero, que sentimos que nos lastimaron el corazón con un picahielos.

Tratemos de preservar la esperanza que se esconde, delicada, en el alma de esta gran tierra que es México.

Descansen en paz.

Comentarios

Sara O. Durán dijo…
Compañera: Muy lamentable, vergonzoso, triste, desolador... Tan pronto que las sonrisas son arrancadas del rostro, por las decisiones de la gente que irremediablemente dejó de ser gente; tal vez con la misma crueldad ejercida sobre ellos, como la de su actuación de hoy.

Cuesta mucho confiar de nuevo. Cuesta mucho volver a creer que el miedo dejará de ser nuestro fiel compañero.

Gracias por tu sentida entrada y toda mi solidaridad también con las familias de Monterrey.

UN abrazo muy triste.
Jorge Rosales dijo…
:( Que mal plan

Entradas más populares de este blog

Ojos color sol

Entrevista con Dios (Parte I de II)

En un día gris...