Lúmenes

Luciérnaga tímida en el campo.
Incendio voraz de noche sin luna.
Así enciendes mis días:
                               delicado, violento, incansable.
Iluminas con tu presencia mi alegría.

Cuando te veo, siento, beso,
                                     toco, huelo,
                                               escucho... 
                                                      tu risa es antorcha, es revolución.
Tu amor, combustión de mis anhelos.
Se funden los cuerpos en uno solo.

Si luego esta llama se esfuma, que nos quede el recuerdo de su calor.


IMD

Borrador del 12 de junio de 2006

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Entrevista con Dios (Parte I de II)

Ojos color sol

Soy el amo de mi destino