Entevista con Dios (Parte II de II)

Continuación de la entrada: Entrevista con Dios (Parte I de II)


(...)
-¿Cuál es tu lectura preferida, después de la Biblia, claro?
-El periódico. Lo que más me interesa es el periódico, porque es la continuación de la creación, lo que hacen los hombres a partir de lo que yo dejé hecho. También me gusta la poesía, la buena poesía, se entiende. La otra, no pongo en ella mis ojos sino mi perdón.

-Señor, ¿cuál es el pecado que miras con mayor indulgencia?
-Confidencialmente te diré que no hay pecado por el que yo no tenga sino una infinita indulgencia. Sólo hay uno para el que reservo todo el peso de la justicia. La explotación del pobre. Publícalo, si quieres, a ocho columnas. (Cruzó un relámpago por entre su barba. Y me dio miedo).

-Señor, ¿prefieres ser amado o temido?
-Si tú eres padre, ya tienes la respuesta.

-¿Te molesta que en el mundo haya ateos?

-Te aseguro que muchos lo dicen y no lo son, otros me buscan aun sin saberlo, otros me llaman con distinto nombre y les preocupo tanto que si no existiera, no se esforzarían en negarme.

-¿Qué opinas de los teólogos que hablan de la muerte de Dios?
-Algunos ya murieron y otros no tardarán.

-¿Tienes algo en contra de la liberación de la mujer?
-Yo soy feminista, verás. Yo tuve la idea de la mujer. No descansé sino hasta después de haberla creado. Sólo a partir de ella el mundo se completa.

-¿No crees que este mundo, preñado de crisis y problemas, agoniza y se hunde?
-He visto otros vientos y otras tempestades. En verdad te digo que la noche siempre desemboca en el amanecer. (Se alisó la barba con la mano y sonrió).

Peñalosa, Joaquín Antonio, Minicharlas para amar la vida, Ediciones Paulinas, S.A., 1974

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ojos color sol

Entrevista con Dios (Parte I de II)

En un día gris...