Inocencia bajo resguardo

Esta sociedad de la información, global y mediatizada, con el poder de las redes sociales y la Internet (aunque la quieren censurar en mi triste México)… esta sociedad debiera poner más claro el punto sobre las íes para recordarnos a l@s adult@s que tenemos el deber de cuidar y procurar la inocencia del mundo: la niñez.

Tenemos el deber moral y el derecho ciudadano de exigir a las autoridades que se cumplan las leyes, que se procure justicia, que se respeten los Derechos Humanos, y que los más vulnerables estén a salvo.

Se estrujan las entrañas cuando se revisan los medios de comunicación.
Sí, está el mundo bastante de cabeza, pero… al menos la inocencia debiera ser resguardada, con urgencia. Es la esperanza, es la pureza.

Quiero destacar el contraste, el dramático contraste… la diferencia que brinda el contexto (la facticidad dirían l@s Heideggerian@s).

Una cara de la moneda…


La opuesta…

Nota: NIña migrante ecuatoriana: Noemi Álvarez Quillay

(Hay múltiples notas sobre el caso, en medios locales y foráneos. Escogí una reciente que recopila gran parte del proceso y de los datos).


Juzgue usted.
Pero por favor, si se conduele un poco: comparta, comente...

IMD



*Entrada motivada al leer, del blog Sabor Anís Estrella, la siguiente entrada: Prodigiosos

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ojos color sol

Entrevista con Dios (Parte I de II)

En un día gris...