Al eterno Macondo...

Muchos años después, frente a la computadora, la pecosa habría de recordar aquella tarde remota en que el Gabo viajó a Macondo… para nunca volver.

Descanse en paz, Gabriel García Márquez. Las letras del mundo están de luto.
Nos deja más solos, pero siempre podremos encontrarle en sus libros. Su invaluable legado.

Notas en medios



Comentarios

Sara O. Durán dijo…
Descanse en paz, uno de los más grandes de las letras. Nos deja para irse a disfrutar del mundo mágico que nos creo. Triste noticia.

Entradas más populares de este blog

Entrevista con Dios (Parte I de II)

Ojos color sol

En un día gris...