Promesa de cambio

Confieso que te engañé.
Mentí al decir que no caí en los brazos de la noche.
Oculté mi coqueteo diario con el sol.
Callé los besos que he robado al viento.

Hoy visto arrepentimiento.
Recibe en tus manos mis disculpas,
pétalos de rosas blancas,
toma mi promesa. Puedo cambiar.

Desde hoy será diferente:
coquetearé sólo con la noche,
me abrazaré al viento,
y robaré un rayo al sol, solo uno, para sellar mis labios.

IMD


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Entrevista con Dios (Parte I de II)

Ojos color sol

Soy el amo de mi destino