Presente y presagio


"Estos son los momentos más felices que he vivido en un chingo de vidas"
-Beatriz Rivas

El mejor momento es el ahora, porque soy consciente, porque existo, porque cada segundo mis pulmones se hinchan de puro gozo y regresan al mundo aire transformado, con un poco de mí.

¿Cuánto camino anduve para llegar a estos pasos?
¿Cuánta alegría he desbordado en el trayecto?
¿Cuántas lágrimas se han escondido en el resquicio más tímido de la mirada?
¿Qué ha sido lo más valioso de este andar?

Tantas preguntas que llegan y se van, como olas en una playa desierta. Dibujan garabatos en mi arena. Refrescan como el mar.


Tantas respuestas que se quedan, como las imponentes montañas de la Sierra Madre Occidental. Serenas y calladas, tranquilas y sinceras. Son lo que son. No engañan ni con la sombra.

La memoria es una amiga simpática. A veces no se le espera, pero siempre comparte buenas moralejas.

El arte radica en saborear los recuerdos, sin dejarse perder en detalles insignificantes, sino depurar aquellas cosas que han modelado la persona que habitamos.

Gracias Señor por la alegría. Gracias por la sonrisa, por la calidez del amor, por la visión y por el oído. Gracias por darme cada uno de los sentidos para deleitarme incansablemente.

"Estos son los momentos más felices que he vivido en un chingo de vidas..."
Porque son presente y presagio Señor.

IMD

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Certeza en el silencio

En un día gris...

Poema y poesía