Ligereza

"Vivir con ligereza"... tres palabras que invitan a despojarse de todo aquello que pueda pesar, que haga los días cansados, la vida compleja.

¿Suena complicado? Sí. Toda experiencia nos marca, positiva o negativamente... incluso en muchos casos es a nivel inconsciente, por ello son tan demandados los servicios profesionales de los psicólogos.

Llegó a mis ojos un video muy peculiar. Se trata de una mujer que hace una presentación en un programa de "talentos" al parecer en España. El contexto es irrelevante.

Lo importante, a mi parecer, es la lección que nos permite aprehender con su presentación:


¿Cuánto puede pesar una pluma?

¿Cuánta concentración necesitamos para ir acomodando uno a uno los asuntos de nuestra vida para que, en conjunto, nos soporten... nos permitan conservar la fortaleza?

¿Todas las partes de nuestra vida deben ser perfectas, hermosas, iguales... o será la forma en cómo las acomodamos, las asimilamos, la que importa?

¿Todo está dicho... es inamovible? ¿Podemos deshacernos del peso de cosas innecesarias y deshacer lo que nos haga infelices?

¿Podemos volver a empezar?

¿Podemos construir nuevas formas de vivir... con más ligereza?

Muchas preguntas surgen aquí, lo maravilloso es que la vida siempre nos da la posibilidad de responder. SI acertamos... ¡Hurra!

Si nos equivocamos: calma, nada es para siempre, todo cambia, siempre podremos hacerlo mejor.

IMD

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ojos color sol

Entrevista con Dios (Parte I de II)

En un día gris...