Sonría como sandía

Llegó esta imagen a mis ojos:


@Neopublicistas

Me encantó. 

Pensé metafóricamente que la Sandía tiene la posibilidad de elegir seguir cerrada (como regularmente vienen las sandías "normales") o animarse a cortar el miedo y abrirse a la alegría.

Sin duda debió doler esta decisión -basta ver el cuchillo en su mano derecha- pero el resultado busca sacarle el "sabor" a la vida. 

Una sandía regular puede ir por el mundo, de mano en mano, de mercado en mercado, hasta llegar a las manos de su consumidor final. Nadie le va a cuestionar, ni tampoco a aplaudir, si se queda cerrada, con sus verdes líneas intactas. Quizá porque el mundo actual es tan acelerado y pragmático que lo importante es que cumpla con su función sandiesca (sic).

Pero ésta, nuestra sandía en cuestión, decidió arriesgarse. Asumió el reto de ser feliz.

Hoy decido también sonreír... así, de oreja a oreja. 

Por lo tanto, querido interlocutor, haga usted lo propio: "Sonría como sandía"

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Entrevista con Dios (Parte I de II)

Ojos color sol

En un día gris...