Insoportable brevedad.


El tiempo, ese invento para cuantificar la vida, se evapora cuando se disfrutan las vivencias.

Cuando estás disfrutando de una grata comida, una siesta, una cálida conversación... pareciera que el tiempo vuela. En contraste con la lentitud con la que pasan las horas y los minutos cuando se hace alguna actividad que nos disgusta.

Esta noche llega cargada de preguntas, retóricas la mayoría. Encuentro mis manos vacías sosteniendo un corazón contento. Están vacías desde hace muchas lunas, tantas que ya ni pasa el tiempo, sólo queda el recuerdo.

Y en mis recuerdos estás tú, con tu abrazo insondable, ése que deseo infinito pero que sé a la perfección que es volátil, como el polvo, como las hojas en otoño.

Quizá nunca vuelvas, quizá regreses mañana.
Es insoportable la brevedad de tus brazos.
Inexplicable corazón atolondrado.

IMD

Comentarios

Anónimo dijo…
"Si nadie me pregunta sé que es el tiempo, cuando alguien me lo cuestiona lo he olvidado" decia san Agustín. se necesita mucha valentia para tratar de conceptualizar el tiempo, mi amiga con tanta elegancia e inmediatez lo hace sin igual. muy bien.
Erik jurado.
Irlanda Mtz. dijo…
Gracias Erik querido por pasar a este rinconcito y, mejor aún, dejarme tu opinión. Un abrazo.

Entradas más populares de este blog

Ojos color sol

Entrevista con Dios (Parte I de II)

En un día gris...