Valor curricular

Ser feliz debería tener valor curricular.

Mi reseña diría: "Comunicóloga, entusiasta humanista, feliz y despeinada".

Despeinada por "dejar que la vida me despeine", con sus sorpresas, cambios y contratiempos. Con las "Diosidencias" (más nunca coincidencias).
Feliz por saberme bendecida, plena, libre.

Si la felicidad diera "escalafón", más personas se empeñarían en ser felices. Dejaríamos de lado el drama... la tragedia y buscaríamos más la comedia cotidiana.

Si el contento fuera un estado emocional popular, mis amigos psicólogos serían administradores... administradores de risas.

Si la felicidad fuera mejor valorada, el mundo sería distinto. Nuestro mundo, el tuyo, el mío.



"Que nadie se aleje de nuestra presencia sin sentirse mejor y más feliz"
Madre Teresa de Calcuta

Comentarios

Anónimo dijo…
MARAVILLOSAS Y CIERTAS PALABRAS PONGAMOSLAS EN PRACTICA

Entradas más populares de este blog

Ojos color sol

Entrevista con Dios (Parte I de II)

En un día gris...