Helianthus

Sin duda hay días nublados. El cielo se cierra, se torna gris.
Pareciera que hasta la luz se niega a tocarnos, que el sol deja de abrazar.
Nuestro corazón desarrolla una piel más dura, mudamos.
Salen algunas espinas que nos protegen de los depredadores.
Nos va cubriendo el miedo, el luto, el dolor. 


Un día despertamos cubiertos de "otros", ajenos.
En el margen de este proceso, nos sentimos sin raíces, flotando en la nada.

Sólo hay una manera de regresar, de recobrar el color, el calor.
Por más largo que sea el invierno, el sol sale de nuevo.
Si dejamos que la transformación se complete, será difícil. 

Debemos procurar que por más adverso que sea el entorno, el corazón no se llene de espinas, se seque o convierta en un hígado cualquiera.

Habrá un día en que el sol nos abrace de nuevo, que sintamos el cosquilleo travieso de sus rayos y volteemos la mirada hacia el cielo para disfrutar a plenitud su luz, su fuerza.













Cuidemos nuestras raíces, reguemos el espíritu con amor fresco, fluyendo. 

A diario procuremos revisar que nuestros pétalos muestren la belleza que nos nutre el interior, que brillen ante los ojos de quienes necesitan de nuestra luz, como nosotros del sol.

IMD

***Helianthus:  girasol

Comentarios

Clara rscj dijo…
Gracias por la reflexión, Irlanda! Levanta el ánimo, muy desde la realidad de nuestra condición humana...
Irlanda Mtz. dijo…
Muchas gracias Clara, por tu lectura y por el comentario. Así obra Dios, en la penumbra 'de repente' sentimos su luz y nos revitaliza. Un abrazo. fuerte para ti.
Arturo Rocha dijo…
Hola Irlanda,
La pluma de la pecosa más inspirada de Chihuahua nos deleita de nuevo con una muestra de su muy peculiar punto de vista y de su sensibilidad. Palabras cálidas siempre serán bienvenidas en días fríos.
Saludos.
P.D. Ayer unas personas que te conocen se acordaron de ti y me hicieron acordarme a mi también.

Entradas más populares de este blog

Ojos color sol

Entrevista con Dios (Parte I de II)

En un día gris...