Buena noticia

Del griego: "eu"- feliz y "anggelion" mensaje, noticia. Evangelio quiere decir: buena  noticia.

En el Imperio romano el término tenía connotación política, no religiosa, pues se empleaba para comunicar una victoria militar o el nacimiento del heredero del emperador*. 

Las sagradas escrituras aquilatan, incluso en el análisis meramente literario, una serie de conceptos, ideas... que fortalecen hasta el espíritu más débil. En un lenguaje sencillo, con metáforas, se encuentran significados variados que alimentan el corazón.

Hoy escuché: "Señor, que no seamos sordos a tu voz". Estas palabras resonaron en mí. Con  profundo respeto a la religiosidad de cada uno de ustedes... les comparto:

  Señor, que no seamos sordos a tu voz,
no nos hagamos mudos al compartir tus bendiciones.

Que nuestras manos multipliquen signos de amor 
para que quienes tienen el corazón paralizado, 
puedan rehabilitarse para amar.

Y al que le falte un pie, una mano,
sepa que el espíritu de Dios, 
será su esperanza, luz y fortaleza.

Puede faltarnos algún sentido, alguna extremidad... 
podemos estar limitados en el cuerpo, 
pero quien tiene a Dios en el corazón, está completo.

Quien cree en sí, a pesar de la adversidad,
encamina sus sueños con sabiduría 
para seguir el resplandor de su estrella sin extraviarse.

Pero no debe olvidar que el resplandor 
es réplica de la luz que el Creador le ha confiado
desde el momento de llegar al mundo.

Señor que nuestros oídos, ojos, manos y corazón
sean recipientes para tu infinito amor,
contenedores vivos de tu misericordia,
multiplicadores de tu luz.

Colma nuestra vida de tu sabiduría,
para servirte a través de los otros,
para encontrarte en el sol y en la neblina,
en el ruido y en el silencio,
en la multitud y en la soledad.

Señor, que mi vida te escuche...
hazme eco de tu voz.

IMD


*Itinerario por el Nuevo Testamento Verbo Divino, Estella, 2003 pág. 8

¡Gracias hermanito! por colaborar con tus palabras en esta sencilla plegaria. Dios te bendiga Amílcar. 

Comentarios

Hada Saltarina dijo…
¡Qué hermosa oración! Hoy comprendí que muchas veces somos sordos a Su Voz porque.. no paramos de hablar sin dar una oportunidad al silencio.

Besos
Irlanda Mtz. dijo…
Gracias bella Hada, por dar un salto a este rinconcito.

Es necesario en ocasiones permitir que el silencio nos muestre la voz del amor, de lo verdaderamente importante... más cuando lo cotidiano nos abruma.

Gracias por pasar.

Entradas más populares de este blog

Ojos color sol

Entrevista con Dios (Parte I de II)

En un día gris...