Fresca espera

Cae la vida, cual gotas de lluvia, con suave alegría.
Para quien tiene ojos abiertos, es un milagro fluyendo,
para el que tiene corazón cerrado, es una calamidad.


Una tras otra, las gotas inundan el aire con su frescura.
Se escuchan como notas de bachata... o quizás de un melancólico soul.
Cubren con ligereza el vacío que en veces habita los corazones desenfadados.

Esta tarde iba a "nostalgiar", imaginar ausencias... pero llegó la traviesa lluvia a recordarme que Dios está siempre a mi lado, abrazando mi vida inquieta.

El amor aguarda... mientras la vida, fresca, espera.

IMD



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Entrevista con Dios (Parte I de II)

Ojos color sol

Soy el amo de mi destino