Causas y azares

"Pues las causas me andan cercando,
cotidianas, invisibles.
Y el azar se me viene enredando,
poderoso, invencible..."

(Silvio Rodríguez, cantautor)

El azar... caballero que, en veces, se viste de suerte para engañar almas ingenuas. Sinónimo de casualidad, caso fortuito, incluso puede ser desgracia imprevista.

Azar, amigo de los hombres, que juegan contigo, que te dejan en las manos sus pesares y sus anhelos más profundos. Por tu genealogía lingüística significas "flores"; si te entendiéramos literalmente quizá tu perfume fuera mejor valorado.

Diferente al destino (fuerza desconocida que, se cree, obra sobre los hombres y los sucesos), podemos reflexionar sobre si las cosas (bendiciones, logros, oportunidades...) llegan a nuestras manos por algúna causa fuera de nuestro alcance, o si podemos "ayudarle" un poco a nuestra vida para hallar lo que anhelamos.

Dejo en libertad la conclusión de cada un@, sólo quiero compartir que si bien hay causas y azares que desconocemos, que no podemos controlar, lo que sí podemos controlar es nuestra actitud frente a la vida. Siguiendo una línea imaginaria de lo deseable, creo conveniente aportar positivismo, abonar sonrisas a nuestro camino cotidiano; de ninguna manera pudiera tal actitud ser negativa, muy por el contrario, el bien que procuremos se multiplicará hasta colmar cada resquicio de nuestro ser.


IMD



Recomendado escuchar:


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Certeza en el silencio

En un día gris...

Poema y poesía