Ciclos y puentes

La magia es un puente que te permite ir del mundo visible hacia el invisible. 
Y aprender las lecciones de ambos mundo. 
Paulo Coelho


En el transcurso vital, el ser humano debe caminar por varios puentes. Algunos puentes son amplios, de materiales firmes como el concreto, pero también hay otros estrechos, débiles, de madera y cuerdas.

Principalmente para esos momentos en que atravesamos por un puente peligroso, la vida nos ha dotado de una bendición: los amigos.


Un amigo es quien te conoce hasta el tuétano, comparte tus alegrías y consuela tus tristezas. La amistad une corazones y los hace latir al mismo ritmo, a pesar de las diferencias individuales.

Haciendo memoria, podremos recordar a seres amorosos que nos han acompañado en los diferentes ciclos: en la infancia y adolescencia, amistades inocentes que compartían los juegos y las risas; en la juventud, los amigos que secundaban las aventuras, las novedades; en la adultez, seres que fortalecen las decisiones, aligeran las penas y orientan hacia lo más adecuado.

Sin embargo hay veces que en este caminar vital, las amistades pasadas dejan de estar presentes, no encuentran su sitio, se alejan.

Algunos de nosotros hemos de recordar con cariño a grandes personas, que compartieron importantes momentos con nosotros. Personas que significaron un apoyo valioso e inolvidable para nuestro desarrollo, para formar lo que somos hoy en día. Pero esas personas, ya sea por azares de la vida o por decisión propia, se quedaron en el pasado.

Es doloroso extrañar a los amigos. Duele su ausencia, cuando sus ciclos personales los han alejado de quien les quiere.

Irónico que en la era de la sociedad de la información, no basten los teléfonos celulares, los correos electrónicos y las redes sociales para recibir un "Hola ¿cómo estás?".

Son diferentes los procesos que cada un@ debe vivir. Hay quienes maduran antes, otros lo hacen lentamente, pero un buen amigo sabe esperar, respeta el espacio que marca la lejanía y aguarda pacientemente, por si la otra persona vuelva a coincidir, o por si se da cuenta que puede confiar en ti de la manera en que tú lo has hecho a lo largo del tiempo.

Afortunada soy, pues en esta espera he encontrado otros buenos amigos que han cambiado mi vida, nuevas amistades que le dan sentido a los ciclos que emprendo actualmente, mientras observo a los amigos que se han alejado. Los pongo en mi corazón y pido bendiciones para ellos.


Al fin y al cabo esta vida traviesa, el día menos pensado, nos volverá a encontrar, cuando sea el momento de entender que la amistad es un puente bidireccional.

IMD

Comentarios

S.D. dijo…
Hola Irlanda:
Mucho amor es el destilado de tus letras obsequiadas el día de hoy en esta entrada. Gracias por poner tu corazón tan a la mano. Te puedo decir sin dudarlo un segundo: Gracias por tu amistad de tantos años, sin duda has sido mi mejor amiga.
Te dejo un beso en el césped, junto al gato pardo. Jajaja.
Irlanda Mtz. dijo…
Mi amistad hacia ti es sólo reflejo del amor que he recibido, desde antes de nacer. Dice tu perro que no andes regalando besos cerca de "los felinos esos" que se metieron a mi blog...

Entradas más populares de este blog

Entrevista con Dios (Parte I de II)

Ojos color sol

En un día gris...