En huelga

Un corazon limosnero, mendigando un "si"
vive bajandote el cielo y sin pensar en mi...
David Torrens

¿Estado civil? Me preguntó.
Corazón en huelga, respondí.

Intrigado, repitió el afán: ¿Estado civil?
Revoltoso, de izquierda... Rebelde.

El funcionario se resistía a aceptar esa respuesta tan extraña.
Yo misma me sorprendí, no había entendido... Hasta hoy.

La vida se resiste a congelarse en el confort del no-sentir.
No acepto unión libre con la cordura...
Detesto el concubinato de la mediocridad.

Mejor aún, guardo un espacio al sentido común en mi ropero.
Mi vida te espera... Manifiéstate.

Comentarios

Alicia Leos dijo…
buenísimo Irly! me encanta el estilo de tu humor y creatividad, :) un abrazow!
Irlanda Mtz. dijo…
Gracias Ali, como dijera German Dehesa: "A mí no me digan que no existe la felicidad... Yo acostumbro vivir en ella" y el humor es la receta! Besos.
Anónimo dijo…
Mientras vos no clausuréis vuestro corazón, ¡vale! Muy meritorio, ejemplar e ideal poseer un corazón rebelde, exigente, inquieto de izquierza y todo lo que querais. Pero, ojo... Dispuesto a amar a todas sístole y diástole, ¡qué el amor es el motor de la vida!, de la juventud y de los grandes ideales. Siempre hay que dotarnos de grandes dosis de ilusiones, ensoñaciones y emociones. No desesperéis, que llega y mereces un amor espectacular.
Estupenda entrada preciosa.
Besos,
S.

Entradas más populares de este blog

Certeza en el silencio

En un día gris...

Poema y poesía