Florece en mí

Buscaba tu sombra en la oscuridad
Sin cesar... Sin encontrarla.

Dolía la inconsistencia de tus bordes,
la incapacidad de observarte claro,
la confusa mirada que aniquilaba.

En el invierno me perdí.

Se congeló cada latido,
se enfrió la dulzura.

Hoy, con la primavera,
renace la fe...

Brota la alegría en mi jardín.
surgen colores inimaginables,
vuelve el calor del sol.

Florece en mí la vida,
despierta el corazón.

IMD

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Entrevista con Dios (Parte I de II)

Ojos color sol

Soy el amo de mi destino