El mejor lugar

Existen secretos inimaginables en cada centímetro de tierra, en cada gota de agua en los ríos, cada nube, cada planta, cada piedra.

Es nuestro mundo un caleidoscopio de paisajes mágicos, hipnotizantes. Por ello puedes cruzar las aguas de cualquier océano, recorrer los caminos, las veredas. Puedes llenarte los ojos con imágenes nuevas, divinas, distintas. O igualmente puedes vivir en el margen de tus fronteras, es una simple y plana decisión.

Lo importante es conocer el lugar exacto, preciso, donde habita tu corazón.



Aprehendemos sin duda con mayor fuerza el contexto en el que nos encontramos en el momento de adquirir conciencia como individuos. Ese lugar donde percibimos con cada uno de nuestros sentidos, que la vida es verbo, que podemos vivirla intensamente.

Hay quienes despiertan su conciencia en la tranquilidad de un sitio pequeño, reservado. Hay quienes lo hacen envueltos fastuosamente en lugares paradisíacos. Lo importante, repito, es percatarse responsablemente de ello.

Y seguramente, en lo futuro, cuando ocurra algo imprevisto, cuando los días difíciles nos tomen por sorpresa, bastará mirar hacia adentro y encontrar respuestas.

Mi lugar predilecto, se encuentra bañado de sol. Con sal en el aire, con mucho verde. Me gusta porque es simple, modesto. Me recuerda que a pesar de miedos y adversidades, soy capaz de escuchar mis propios pasos en la inmensidad de lo desconocido.

Recuerdo la libertad entre sus calles, la libertad de pensar y de ser. La libertad de decidir y de soñar. Porque es la libertad lo que nos diferencia del mundo, lo que nos permite ser.

Porque para ser esclavo no es preciso estar encerrado, ni preso, ni loco. Para depender se requiere una simple decisión.

Yo decido ser libre, muy a pesar de las circunstancias por las que transite, muy a pesar de los acontecimientos, o de las personas con las que me encuentre. En esa libertad de ser, radica la anhelada felicidad, porque cada uno es libre de ubicar su corazón, donde mejor le plazca, tan lejos para protegerlo del hechizo y del escaramujo, pero tan cerca para sentirlo latir una y otra vez.


IMD

Comentarios

SARA dijo…
Concreto y exacto. Felicidades por tu libertad y por tu bienestar.
Laura Müller dijo…
que gonitooo amiga!!
tqm

Entradas más populares de este blog

Ojos color sol

Entrevista con Dios (Parte I de II)

En un día gris...