Des-igualdad


En el mundo actual existen dos caras claramente definidas. Por un lado encontramos la belleza de una ciencia que día a día nos maravilla con algún descubrimiento astronómico, nuevas vacunas para las plagas modernas, o sencillamente con la sensación del estudio de las particularidades humanas. Tomando este ultimo ejemplo, vale mencionar que las ciencias sociales han ido desarrollándose cada vez con mayor complejidad y detalle, sin embargo aun no pueden descifrar las incongruencias de la desigualdad y la discriminación.


Hoy en día existen en nuestra sociedad personas que viven al estilo puro del nazismo, donde creen que “su raza” es superior y que todo aquel que sea distinto es de menos valía, es decir “minusválido”. Esta actitud retrógrada, en ocasiones parece invisible, se disfraza de libre albedrío y es más lacerante que la tortura medieval.

Hace dos semanas, en el contexto de una capacitación a personas normo oyentes sobre el lenguaje de señas, es decir, el lenguaje propio de las personas sordas, una de mis alumnas acudió a platicarnos una experiencia que días antes la había lastimado y ofendido profundamente.

Ella, joven madre de una hermosa criatura de escasos meses de edad, es instructora de baile de línea o country, deportista, ingeniera química titulada; deseaba retomar una rutina de ejercicio. Con ese afán, llego a pedir información a un gimnasio***.

Al llegar, la encargada comenzó a hablar muy rápido y nuestra amiga le pidió que hablara mas despacio, ya que, además de todas las cualidades que tiene en su persona, tiene una sordera profunda que la insta a comprender el lenguaje a través de la lectura labial.

Es aquí, cuando el fantasma de la ignorancia apareció, ya que la encargada luego de escudriñarla de pies a cabeza despectivamente, le dijo:
- Lo siento, pero este gimnasio no es para ti.
- Como que no es para mi? No entiendo a que se refiere
- Es que si no oyes, no puedes inscribirte
- Pero sí puedo, de hecho me encanta bailar, con solo sentir la música y sus vibraciones puedo coordinar bien mis movimientos.
- No, no es para ti, porque si te fijas con la música vamos cambiando las rutinas, así que por favor, retírate, que aquí no tienes lugar.

Con que derecho una persona puede negar a otra la posibilidad de soñar, de esforzarse, cuando su corazón y voluntad quieren volar?

La sordera del corazón es mucho mas grave que la violencia. La encargada de ese gimnasio no solo perdió un cliente, sino toda relación con lo humano y lo sensato. Lo preocupante no es esta “empresaria”, ni su existencia mediocre y obcecada por el egoísmo, lo que mas duele es que en el mundo y en nuestra comunidad muchos sujetos deambulen con un corazón ciego y sordo ante una realidad que les compete, porque todos somos corresponsables de lo que sucede.

Mi amiga es muy afortunada, porque se percato inmediatamente que ese lugar no era para ella, no por sus habilidades, sino porque: “Un lugar que ejercita el cuerpo, pero carece de cerebros activos y corazones sensibles, es como un basurero lleno de desperdicios”.

Hay quienes necesitan vivir en carne propia la marginación para conmoverse y dejar de lado las diferencias creadas. No basta, con saber que a cualquiera nos puede suceder un evento inesperado donde perdamos alguna función vital, porque si tenemos un corazón ignorante, incapacitado para amar, ni por accidente podemos recobrar la humanidad.

Si esta chica que se atrevió a discriminar, supiera que son mis amigos sordos quienes me han enseñado a bailar, que hemos disfrutado conciertos, apreciado el cine, el teatro, escuchado conferencias y debates, con los oídos del alma y los ojos del corazón… Si tan solo supiera, que sus oídos no pueden escuchar el amor, se daría cuenta, que la discapacitada es ella.

En el fondo, me gustaría poder discriminar a estas “personas” que a diario degradan a sus semejantes, sin embargo, mis principios no me permiten ponerme en su nivel de irracionalidad.

Irlanda Martínez Duran
irlymartinez@gmail.com

*** Gimnasio Curves, Plaza La Fuente, Canal y Ernesto Talavera.

Comentarios

Laura Müller dijo…
Hola Irly, qu triste que existan personas con tan poco tacto humano, ese rechazo que tienen hacia los demas slo refleja el odio que tienen hacia si mismos, yo conozco al dueño de ese gimansio y le voy a hacer llegar esto que escrbiste.
Muchas gracias.
un abrazo amiga
Laura muller
Johnny Cen dijo…
Irly por eso te admiro, porque eres una chava joven que esta aportando algo grande a la sociedad, para mi el lenguaje de senas, es muy dificil y tu lo haces muy bien.

Yo creo realmente lo que cuentas y estoy contigo, la gente que no entiende esto es quien no lo padece en propia carne.

Pero esta retrograda que discrimino a tu amiga, lo que hay que tenerle es lastima porque vive en la edad de piedra, y se ve que no vale la pena que este en el lugar en el que esta. Fo! (Como decimos los yucatecos).

Y bien por ti Irly! ms respetos y admiracion! La superioridad de una sociedad esta en luchar con los nuestros, no en deshacernos de ellos.
Juan Rizzo dijo…
http://youtu.be/qOyBtF1YPpI

Entradas más populares de este blog

Ojos color sol

Entrevista con Dios (Parte I de II)

En un día gris...