"Si quieres... todo es posible"


A propósito del 3 de diciembre: Día Internacional de las Personas con Discapacidad

"Si quieres... todo es posible" 
-Gustavo Sánchez, deportista paralímpico.


En la República Mexicana viven 5,739,270 personas con discapacidad, según el censo poblacional realizado en 2010 por el INEGI. 

Según la Ley General para la Inclusión de las Personas con Discapacidad, el concepto de “persona con discapacidad” debe entenderse como: 

“Toda persona que por razón congénita o adquirida presenta una o más deficiencias de carácter físico, mental, intelectual o sensorial, ya sea permanente o temporal y que al interactuar con las barreras que le impone el entorno social, pueda impedir su inclusión plena y efectiva, en igualdad de condiciones con los demás.” (Art. 21, fracción XXI).
Resulta interesante el enfoque de la definición legal, con la reforma más reciente del año pasado, en donde encontramos la cláusula “al interactuar con las barreras que le impone el entorno social…” puesto que en esas once palabras se reafirma toda una lucha de varias décadas de las personas con discapacidad y los grupos que promueven sus derechos.
Si tomamos de ejemplo el lenguaje oficial, podemos identificar claramente cómo ha ido evolucionando el manejo de los conceptos relacionados a la discapacidad, desde los más arcaicos como: “inválidos, minusválidos…”, que los especialistas en la materia reconocen como parte de un lenguaje asociado a la discriminación de esta población.
Luego surge el término “capacidades diferentes”, si bien más amable, pero no precisa ni permite indicar cuándo se trata de una persona con discapacidad.
Por ello, a recientes fechas y a partir de la entrada en vigor de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPCD) –que fue iniciativa de México- se ha promovido a través de los organismos internacionales el uso generalizado del lenguaje derecho-humanista, a través del término: “personas con discapacidad”.
El término “personas con discapacidad” es el que está vigente y es promovido a nivel mundial por su profundidad y claridad. Profundidad en cuanto a reconocer a la “persona”, con su eminente dignidad humana, antes de la situación de “discapacidad”, ésta condición que le vulnerabiliza en el marco de las sociedades que presentan cotidianamente barreras para que esta población pueda desarrollarse y ejercer sus derechos plenamente.
Tomando en cuenta estas barreras (muchas de ellas invisibles… intangibles) pudiéramos también dimensionar a la población que de manera indirecta le “significa” la discapacidad y me refiero a su entorno familiar. Si en México habitan más de 5 millones y medio de personas con discapacidad, considerando a las personas que le rodean de manera estrecha, pudiéramos hablar de al menos 20 millones de mexicanos que viven de cerca la discapacidad.        
 
Por todo lo anterior, en el marco del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, que se celebra cada 3 de diciembre, considero pertinente preguntar: Si tienes/tuvieras una discapacidad… ¿Qué demandas/demandarías de la sociedad a la que perteneces?
En tu respuesta podrás encontrar una clara invitación a poner el ejemplo: construyamos una ciudad más justa e incluyente.

Irlanda Mtz. D.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Entrevista con Dios (Parte I de II)

Ojos color sol

En un día gris...